10 tips para cerrar tu próxima venta usando lenguaje corporal

10 TIPS PARA CERRAR TU
Ventas B2B

10 tips para cerrar tu próxima venta usando lenguaje corporal

Lograr una cita con un cliente potencial es una súper buena oportunidad, sin embargo, no basta con tener un excelente discurso, una presentación bonita y una propuesta comercial de impacto. Necesitas comunicar también con tu lenguaje corporal, ya que, este representa el 55% de tu mensaje.

El 93% de lo que comunicamos es no verbal, así que no solo importa lo que dices sino cómo lo dices. Si estás jugando con el anillo, mirando al piso o comiendo chicle, ten la seguridad de que tu receptor, así no sea consciente, va a tener una mala impresión de ti.

Es cierto, ningún colegio o universidad nos ha enseñado a usar nuestro lenguaje corporal, de hecho lo más seguro es que en este aspectos te encuentres ¡¡EN PAÑALES!!

Por eso, he creado este artículo donde te contaré 10 tips que debes empezar a poner en práctica para cerrar negocios gracias a lo que comunicas con el cuerpo.

  1. Abre tu pecho y tus brazos

Nuestra postura es muy importante a la hora de comunicar y tal vez una de las más relevantes de nuestro lenguaje corporal. Por eso, mantén siempre la espalda recta y abre bien tu pecho y los brazos.

Al principio, es normal sentirse pretensioso o creído, pero créeme esto va permitirte respirar mejor, te sentirás más empoderado y le transmitirás a tu audiencia seguridad y confianza.

  1. Sonríe

No subestimes el poder que tiene tu sonrisa. Para empezar, saluda a las personas y demuestra que genuinamente te alegras de estar con ellos.

Luego, durante tu presentación sonríe de vez en cuando. De nuevo, este gesto no solo te permitirá estar más tranquilo, sino que tu audiencia se sentirá más cómoda.

  1. Lenguaje corporal con brazos, manos y ojos

Para conectarte emocionalmente con las personas es muy importante que muevas tus brazos y manos de forma muy natural. También, es vital que hagas contacto visual, pues está comprobado que las personas suelen poner más atención y sentir empatía por alguien que puede mirar directamente a los ojos.

  1. Usa pequeños gestos rígidos

Los gestos rígidos pueden demostrar autoridad y control. No debes usarlos en exceso, pero aplicados en momento puntuales y con objetivos claros, ayudan a transmitir que eres una persona con mucha autoconfianza.

            Pequeños gestos rígidos del lenguaje corporal que puedes usar:

  • Enumerar con los dedos de la mano.
  • Juntar tu dedo índice y pulgar para hacer referencia a que algo es poquito.
  • Cerrar el puño para demostrar que tienes fuerza o que ganas.
  • Mostrar con la mano horizontal tres niveles de algo (alto, medio, bajo).
  1. Camina por el lugar

Para darle mayor movimiento a tu discurso desplázate por el espacio.

¡Ojo! La idea no es estar dando vueltas a la loca por el lugar, sino integrar este movimiento con lo que estás diciendo. Por ejemplo si vas a mencionar tres ideas, puedes empezar en un punto diciendo la primera, luego te desplazas y mencionas la segunda, para, luego, en un tercer lugar, hablar de lo último que tienes en mente.

  1. En la variedad está el placer

Espero que con este dicho popular te motives a variar tus gestos a lo largo de la presentación. Haz movimientos amplios, seguidos de movimientos más pequeños. Usa gestos que involucren la cabeza, las manos y los brazos.

  1. Señala tu presentación

Hay elementos de tu presentación que son muy importantes y que, por lo tanto, es vital que llames la atención de tu audiencia hacia estos. Para esto, señala y mira la presentación de manera simultánea, verás como las personas que te escuchan seguirán tu lenguaje corporal y mirarán lo que tu quieres que miren.

  1. Rodea a las personas

Si el espacio te lo permite, rodea al grupo mientras caminas. Esto, permite que la audiencia te siga con la mirada y que, por lo mismo, su atención este más presente. También, escucharán diferentes niveles del volumen de tu voz, lo que hará que tu voz no se convierta en el bla, bla, bla, típico de un paisaje auditivo.

  1. Ante preguntas difíciles haz una pausa

Si uno de tus interlocutores te hace una pregunta difícil, procura no sorprenderte. Primero haz una pausa y respira. Esto te da tiempo para pensar. Luego, cuando empieces a responder, mira directamente a los ojos de la persona que te hizo la pregunta.

  1. Actúa como un espejo

Esta comprobado que cuando imitas los gestos de otra persona, esta siente empatía hacia ti. Así que, busca la oportunidad para imitar el gesto o la postura de tus interlocutores para crear cercanía con ellos. Por ejemplo, si alguien se rasca el ojo, tú puedes hacer lo mismo.

Ser un maestro en lenguaje corporal requiere de dedicación. Empieza haciendo tu presentación frente al espejo, luego practícala 1 hora antes de salir hacia tu cita. Al principio no será fácil, pero con el tiempo le irás cogiendo el ritmo y todo saldrá natural.

Deja tu opinión aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *